Varadero, ubicada a 36 km de la ciudad de Matanzas, en la península de Hicacos, es el punto cubano más cercano a los Estados Unidos.

Con una extensión de 30 km de los que 22 son playas, Varadero está considerado, por su perenne luz tropical, su exótica y exuberante vegetación y la tibieza de sus aguas, uno de los principales reclamos turísticos para los viajeros europeos. La playa de Varadero, o Playa Azul, hermosísimo enclave de arena rosa y dorada y agua brillante, se baraja entre los nombres de las playas más impactantes del mundo. Sin asomo de duda, es la más bella de todo el archipiélago cubano.

La zona de Varadero no tiene nada de la tradicional sazón cubana; más bien se parece a las zonas de veraneo californianas y, en menor medida, a las canarias. Las principales cadenas han construido lujosos hoteles a pie de playa equipados para satisfacer cualquier deseo del turista, lo que hace de Varadero el lugar ideal para los que buscan un merecido descanso donde primen la playa, los cócteles y la vida nocturna.

Varadero empezó a hacerse conocido en el siglo XIX, cuando las familias más acaudaladas de Cuba descubrieron su potencial natural como lugar de vacaciones; potencial apreciado en la década de los cincuenta por los turistas norteamericanos, cuando Cuba estaba bajo el dominio de Fulgencio Batista.

¿QUÉ HACER EN VARADERO?

Delfinario

Visita el delfinario del Parque Natural Punta Hicacos y aprovecha la oportunidad de nadar con los delfines ubicado en el Parque Natural Punta Hicacos, el Delfinario constituye uno de los lugares más turísticos de Varadero. En funcionamiento desde 1984, el recinto ofrece diariamente cuatro espectáculos con delfines donde podrán disfrutar desde los más pequeños hasta los adultos. El espacio se compone de una gran piscina rodeada de una rica vegetación donde conviven 13 delfines en perfectas condiciones. Así, lo característico de esta atracción es que además de los espectáculos y las fotos, con un cargo extra, podrás nadar quince minutos con los delfines. Una experiencia fabulosa de la que muchos ya han disfrutado.  Por otro lado, la zona cuenta también con zona de juegos para los más pequeños y tienda de souvenirs para poder comprar la artesanía más propia de Varadero.

Cueva Saturno

Déjate sorprender por la magia que encierra la pequeña Cueva Saturno y conoce su fauna acuática. En Cuba a 12 km de la ciudad de Matanzas, muy cerca de la salida del aeropuerto, se encuentra una pequeña gruta conocida como Cueva Saturno. La cueva cobija un pequeño lago, en cuyo interior podrás encontrar peces y otras especies características de la fauna acuática cubana que habita las aguas subterráneas.

Criadero de cocodrilos de Guamá, Cuba

Visita el criadero de cocodrilos situado en la laguna del Tesoro y conoce el hábitat de este interesante animal Ubicado en el complejo turístico de Guamá, en la laguna del Tesoro que se localiza en el parque natural de la península de Zapata, encuentras este exitoso criadero de cocodrilos que funciona a cargo del Ministerio de Industrias Pesqueras. El lugar se caracteriza por alojar más de 10.000 ejemplares distribuidos en distintas áreas según su tamaño. Las dos especies que se cuidan en este criadero son el Crocodylus rhombifer, cocodrilo propio del territorio y el Crocodylus acutus, que es el caimán perteneciente a todas las zonas de la América Tropical. A lo largo de una visita guiada de aproximadamente 45 minutos aprenderás cómo viven, cómo se cazan o cómo son alimentados estos reptiles, incluso tendrás la oportunidad de tocarlos. Gracias al criadero de Guamá, que lleva en funcionamiento desde 1962, estas dos especies han podido sobrevivir, ya que antes de esa fecha se encontraban en peligro de extinción.

Castillo de Sanseverino

Visita el magnífico Castillo de San Severino y descubre un poco más del interesante pasado de Matanzas Ubicada al noroeste de Versalles y construida en 1735, esta espléndida fortaleza almenada fue edificada siguiendo los patrones renacentistas italianos y franceses de los siglos  XVI y XVII. Ostenta la consideración de edificio más importante de Cuba desde el nacimiento de la ciudad de Matanzas. El Castillo de San Severino fue ideado para una función defensiva de la ciudad y el puerto, por lo que sigue el modelo de  construcción de un castillo medieval; un cuadrado de dimensiones perfectas con almenas coronando sus vértices. El castillo fue testigo del desembarco de esclavos traídos de África durante el siglo XVIII y más tarde sirvió de cárcel de los rebeldes cubanos, algunos de los cuales fueron ejecutados en la plaza del interior de la fortaleza. El castillo de San Severino funcionó como prisión hasta una fecha relativamente reciente, la década de 1970. Actualmente alberga el Museo de la Ruta de los Esclavos. Si te decides por una visita a esta impresionante construcción, disfrutarás no sólo de una interesante instrucción histórica y política de la época, sino también de unas maravillosas vistas del mar que puede verse desde la plaza.

Versalles

Pasea por el histórico barrio francés, hoy Consejo Popular, de Matanzas y cruza el puente sobre el río Yumurí El barrio de Versalles es un Consejo Popular de la localidad de Matanzas. Los orígenes de este pintoresco lugar datan de 1827 cuando se le denominó Yumurí, en honor al río que pasaba por la zona, para en 1850 otorgarle el popular nombre francés, muestra de la cantidad de habitantes franceses que poblaban por aquel entonces el lugar. Versalles fue creciendo a lo largo del siglo XIX, ubicándose en él las primeras quintas, las propiedades de familias adineradas de la época, etc. Esta fue en su momento una de las zonas de descanso más destacadas de las decimonónicas clases acomodadas de Matanzas.